El diseño de espacios como facilitador de una mejor experiencia educativa

Para crear experiencias enriquecedoras en las instituciones educativas es clave diseñar espacios personalizados, utilizar mobiliario flexible y aprovechar cada rincón para promover el aprendizaje.

El sistema educativo ha experimentado cambios graduales para evolucionar junto a la sociedad. Con el transcurrir de las décadas pasamos, por ejemplo, de un modelo de enseñanza en casa al modelo conductista, después al constructivismo, hasta llegar al conocido método Montessori. En todos estos casos, los entornos de aprendizaje han debido adaptarse para contribuir con el método educativo utilizado. 

Hoy en día, el diseño de los espacios educativos ha cobrado gran relevancia. Para ofrecer una experiencia educativa diferente se necesita de una transformación del entorno de aprendizaje. A través de la creación de espacios que respalden las nuevas filosofías de estudio, como la instrucción centrada en el alumno, así como la autonomía de los estudiantes, estos pueden tener una mejor experiencia en los espacios y, con ello, participar de manera más efectiva en su aprendizaje.

Claves para mejorar la experiencia de los estudiantes reinventando los espacios

«Yo no enseño a mis alumnos, solo les proporciono las condiciones en las que puedan aprender». Esta célebre frase de Albert Einstein puede relacionarse con el rol que tiene el diseño de espacios en el aprendizaje. Si bien el plan de estudios es fundamental en cualquier institución educativa, el entorno en el que se enseña también juega un papel crucial en el proceso de enseñar y aprender.

En este sentido, el diseño de interiores resulta fundamental para ofrecer una mejor experiencia dentro del entorno educativo, y sirve tanto a estudiantes como profesores y a todos aquellos que hacen vida en estos recintos. Cuando los espacios de enseñanza-aprendizaje están bien diseñados, se crea un ambiente idóneo que promueve la interacción social, que —a su vez— contribuye con el logro académico.

Para que el diseño de espacios coadyuve, de modo significativo, a mejorar la experiencia dentro de las instituciones educativas, hay que enfocarse en ciertos aspectos claves. 

  • Espacios personalizados

Ángela Meneses, socia de AEI Spaces, explica la relevancia de diseñar los espacios en función de sus usuarios. Asegura que en el sector educativo es de gran importancia considerar las necesidades de los estudiantes. Si se está diseñando para un preescolar, primaria, bachillerato o una universidad, los espacios deben adaptarse a las edades de los alumnos.

Para un preescolar, por ejemplo, las medidas que se utilizan son totalmente distintas porque todo se hace en pequeño, precisamente para que esté al alcance de la altura de los niños. Meneses explica que el diseño también debe adaptarse a la forma de aprender, pues —en el caso de los niños— una buena parte del aprendizaje se da a través del juego. Entonces, ahí se perciben claramente unas condiciones distintas. 

Cuando se trata de un diseño para una entidad educativa superior, se deben tener en cuenta otros elementos. En este caso, se utiliza la innovación para que los estudiantes desarrollen su pensamiento crítico y se puedan abrir debates dentro de los espacios que se diseñan. Por ello, la socia de AEI resalta la necesidad de identificar las características de cada público objetivo para crear espacios personalizados que fomenten el adecuado aprendizaje del grupo. 

  •  Mobiliario modular

Los mejores entornos de aprendizaje están diseñados para admitir diversas pedagogías, estilos de aprendizaje y tamaños de grupos. Por ello, las aulas, laboratorios, salas de reuniones y demás espacios educativos no deben estar destinados a un solo propósito. Es fundamental que estos espacios apoyen el desarrollo de diversas actividades, lo que se puede conseguir por medio del mobiliario modular.

De acuerdo con Meneses, mientras más modulares sean los muebles, mucho mejor. De este modo, el espacio puede configurarse de diversas formas, según la actividad a desarrollar o el número de estudiantes involucrados. Un mobiliario flexible contribuye a que la dinámica, tanto en las aulas como fuera de estas, sea muy versátil.

Este tipo de muebles también ayuda a reducir las distracciones. El estudio Seating Arrangements that Promote Positive Academic and Behavioural Outcomes: A Review of Empirical Research, enfocado en la disposición del mobiliario, sugiere que la distribución debe determinarse en función de la actividad en cuestión. Los investigadores afirman que las tareas interactivas se benefician más de las disposiciones de asientos en semicírculo y grupos, y las independientes de las disposiciones en filas. De allí, la importancia de contar con un mobiliario modular.

  • Hacer que todas las áreas sean espacios de aprendizaje 

Creer que el aprendizaje solamente ocurre en el salón de clases es una idea un poco anticuada. Ángela Meneses explica que antes se pensaba que muchas de las áreas funcionales (pasillos, escaleras, cafeterías) solo tenían un único rol.

“Con el tiempo, eso ha madurado. Actualmente, cada uno de estos espacios se abre como una posibilidad para tener interacción y también para contribuir en el modelo educativo y cultural de cada una de las instituciones”, afirma.

Las investigaciones en el campo, y el diseño de interiores, han demostrado que —hoy en día— todos los espacios que se encuentran en una institución educativa son posibles centros de aprendizaje, por lo que este ya no tiene lugar solo en el aula. La realidad es que la educación está destinada a suceder en cualquier espacio, sobre todo si es abierto, cómodo, bien iluminado y visualmente estimulante. 

Conclusiones:

La mejor experiencia de aprendizaje ocurre cuando el entorno es capaz de cubrir adecuadamente las necesidades de los estudiantes. En el contexto educativo competitivo de hoy día, estos espacios pueden destacarse al crear una excelente experiencia para los alumnos que respalde las formas en que estos aprenden, colaboran y socializan. 

Puntos importantes:

  • Para ofrecer una experiencia educativa diferente, se necesita de una transformación del entorno de aprendizaje.
  • Cuando los espacios de enseñanza-aprendizaje están bien diseñados, se crea un ambiente idóneo que promueve la interacción social, que —a su vez— contribuye con el logro académico.
  • Los mejores entornos de aprendizaje están diseñados para admitir diversas pedagogías, estilos de aprendizaje y tamaños de grupos.
  • Con un mobiliario modular, el espacio puede configurarse de diversas formas, según la actividad a desarrollar o el número de estudiantes involucrados.
  • Hoy en día, todos los espacios que se encuentran en una institución educativa son posibles centros de aprendizaje.

Leave a Reply

Your email address will not be published.